El Homo Sapíens, faber, y ludens DEL COACHING

En una oportunidad oí en el dialogo de una película: “…creo que se levantó un día y dijo quiero ser abogada..” Esta expresión sacada de contexto deja mucho a la imaginación, sin embargo la traigo a colación porque a quienes nos gusta explorar los límites de nuestros talentos, actitudes y destrezas cada vez nos reinventamos en una especie de reingeniería del quehacer. Posiblemente casados con la misión y propósito de vida o simplemente como vehículo para la interacción social. En fin, cuáles sean las razones y los porqués, lo interesante de una súbita y repentina idea se traduce en grandes oportunidades por el hecho de innovar y apostar de forma inconsciente a la ampliación de las redes electroquímicas del cerebro. -redes neuronales- al adoptar las nuevas experiencias.
Decididamente es propio de la especie humana la imaginación y el cuestionamiento constante del mundo, tales aseveraciones aluden a su capacidad de razonamiento, de hacerse preguntas e hipótesis acerca de lo que necesita una explicación. Ello lo postula empíricamente en una suerte de “coach” al acompañar a través de conjeturas sus relaciones respecto al otro y lo otro, haciendo emerger posibilidades. Su naturaleza sapiente, lo curioso significa la virtud de aprender. Parte de esta gran habilidad evolutiva de la neocorteza persuade en un continuo bucle reflexivo y constante acerca de sí mismo en la búsqueda para mantener el sentido de su existencia, sentirse más competente y actualizarse con respecto a los cambios constantes de la sociedad actual.
En esta perspectiva la condición natural del ser humano es llevar sus pensamientos a hechos concretos y tangibles, en este sentido recurre a hacer, a fabricar. Imagínese ud. (es) concretando una idea de emprendimiento, siendo el líder de grupos humanos. Esa, aquella idea aislada que apareció de pronto y que a partir de este momento se traduce al mejor estilo de un “coach” movilizar a la acción, definido en objetivos. Ahora bien, sabe cómo hacerlo? Es importante revisar las herramientas con que cuenta, de esta manera podrá ejecutar en obra limpia el proyecto. Inicie por hacer una lista de sus talentos, los que ya conoce y hasta de los que desea desarrollar. El hecho que no los conozca no significa que no lo posea, una vez realizada priorice el paso a paso estableciendo las alianzas pertinentes.
En la generalizaciones anteriores hemos tomado conciencia de nuestra capacidad innata para pensar y para hacer. Este escenario no supone una formula reduccionista de la vida; tras la vasta cavilación de las vivencias o de interminables cuestionarios sin respuestas, En efecto el erigir acciones y prácticas desgastadas al hacer siempre lo mismo y del mismo modo. Justamente en este apartado el “coach” acude a la estrategia de hacer grata y hasta divertida el surgimiento de las posibilidades, del darse cuenta. La cotidianidad necesita estar de la mano de lo innovador e inesperado. La mejor forma de aprender es mediante el juego, los niños adquieren destrezas y habilidades es por medio del juego y la diversión.
Finalmente evoco otro fragmento del diálogo del film En la Cuerda Floja, (2015):” – Cuando vea el vacío y tenga que pisar el cable no sé si pueda dar el primer paso.
– Tu corazón te dirá qué hacer.” 
Acá resumo la experiencia, tenga Ud. la última palabra de ser protagonista al asumir con compromiso la decisión de realizarse en una nueva profesión, o de adquirir nuevas habilidades y destrezas para obtener el mejor desempeño en la profesión que ya posee. Comenzando a pensar, hacer y divertirse como un COACH PROFESIONAL.

Kenny Rueda

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *