El Observador dentro de un modelo de Coaching

Podemos decir que el observador en el coaching es el que logra codifica todo lo que hacemos y todo lo que logramos, siendo ser la relación entre nuestras creencias, acciones y los resultados.

Cuántas veces hemos escuchado “de tal palo, tal astilla”, “eres como te alimentas”, “tu mejor amigo es tu peor enemigo”, “como llega el dinero, así se va”, “el que se enamora pierde”, “has el bien sin mirar a quien”, “dios aprieta pero no ahorca”, “mis amigos son mis hermanos, mas nadie”.  La pregunta está en que ¿Esas frases son tan verdaderas? ¿Esas frases son preconcebidas? ¿Esas frases me limitan o me fortalecen?

Los pensamientos obedecen al modelo de observador y que precisamente no son tan propios debido a que pueden pertenecer a otras personas, grupos, equipos de trabajo, junta de vecinos, grupo de primos o el país, la razón es que sólo basta que una persona lo diga o nosotros mismos lo expresemos para que se haga viral y por supuesto peligroso, debido a que se corre el riesgo de sentirse una verdad.

Podemos hacer un ejercicio y es el siguiente:  Piensa que te pones los anteojos de tu mejor amigo. Ahora pregúntate ¿Cómo ves con esos anteojos? ¿Puedes ver como siempre o esta vez diferente? ¿Cómo ves con esos anteojos bien o mal?  El observador tiene la capacidad de ponerse en los lentes de los demás para ver otras cosas, desde otro punto de vista o desde otra perspectiva, y eso amplia la mirada empática. Es lograr ver de un problema las diferentes soluciones que pueden existir y en una diversidad de planes para solucionarlo.

Estar viendo desde una sola posición, nos hace estar en la caverna, sin nuevas perspectivas ni nuevas posibilidades, muchas veces sin darnos la oportunidad de cambiar y accionar.  Como dijo A. Einstein “Los problemas no pueden resolverse en el mismo pensamiento que ocurrieron”, “Busca hacer cosas distintas y obtendrás cosas distintas”

Así que tienes la oportunidad de cambiar tu modelo de observador siguiendo los siguientes tres pasos:

1.- Identifica tus creencias limitantes y nocivas.

2.- Distingue tus acciones regulares y busca otras alternativas desde estados de ánimo diferentes.

3.- Incorpora datos adicionales que te ayuden a cambiar la forma de observar. Lleva ideas a otras dimensiones y niveles, desde otros ámbitos de acción (si eres ingeniero, intenta verlo como un médico. Si eres mamá o papá, intenta observar como si fueras tía o tío…)

Ahora el modelo de observador no nace de la nada, tiene un carácter científico, y está en como nuestras neuronas cerebrales se relacionan entre ellas.  Los circuitos neuronales poseen la característica de ser manejable y flexibles, por lo que cambian con cada experiencia conservando el cambio último realizado.

Para el coachee es importante que cada vez que este crea que tiene un problema, debe buscar en el acompañamiento con el coach observarlo desde perspectivas diferentes, además considerar varias acciones para solucionarlo, lo que lo conducirá a reajustar nuevas acciones y obtener el resultado deseado.  El observador nace cuando se plantea el sentido que le conferimos a nuestro hacer y la manera como interpretamos lo que hacemos.  ¿Qué estoy viendo? ¿Qué cosas nuevas puedo ver? ¿Qué estoy haciendo para solucionar esta situación? ¿Qué otras cosas puedo hacer para lógralo?

Por Jesús Gragirena. @presenciacoaching

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *