Esfuerzos y Motivación

Muchos de los problemas de motivación es la falta de voluntad, para mantener las decisiones y llevarlas a cabo.  Cuando planteamos el objetivo, solemos desearlo de forma inmediata, !para ya¡   Sin aplazamientos, sin darnos la oportunidad de detenernos o parar un momento para valorar el grado de esfuerzo, ni el tiempo exigido para el logro, cayendo a corto o mediano plazo en un estado de desanimo total que bloquea el ir hacia nuestros objetivos.

Cuando iniciamos  una actividad, estamos generando  expectativas sobre como vamos a desempeñarnos y sobre todo en el resultado que se quiere lograr;   lo que hace que se active  la fuerza motivacional.  Es ahí en donde se manifiestan la motivación.      La Motivación intrínseca o auto regulada, que es cuando nuestros pensamientos , sentimientos, propias necesidades son determinadas para mi bienestar, paz y tranquilidad, esa que nace desde nuestro SER ;  y La Motivación Extrínseca  o regulada, la cual vienen del entorno , como la evaluación del desempeño, el salario, la recompensa o el premio y elogio que voy a obtener.

Podemos ver y escuchar personas que gozan de buen empleo y salario, pero se encuentran insatisfechas o desmotivados, pues aseguran que están haciendo algo que no les gustan o desean.   Entonces lo importante es que debemos en primer lugar auto regular la motivación , es decir, realizar aquellas actividades  que estén relacionadas con nuestras necesidades  e intereses , con nuestra forma de actuar y pensar, guiados por nuestros valores.  Es cuando estamos en el trabajo y nos sentimos parte de nuestra organización.  O el ciudadano que siente que forma parte de su país, de su arraigo, cultura y valores.  Es sentirse dentro de un grupo social que comparte medios , fines y tiempos, que a lo largo del cuento lo hacen sentir bien, en paz, útil y no solo para pertenecer y alegrar a los demás.  Realmente motivados.

El proceso de la motivación es fluctuante que suele actuar sobre varias actividades al mismo tiempo y en distinto nivel, para entenderlo mejor , damos un ejemplo. Una persona puede sentirse desmotivada para realizar las funciones administrativas propias de su trabajo, o participar en reuniones, pero sentir una elevada motivación cuando realiza viajes de la empresa  o tiene que definir objetivos de un nuevo proyecto.  Entonces la  motivación que sentimos por cada una de ellas dependerá del grado de implicación y esfuerzo que le demos a cada actividad

Post: La motivación es un proceso y como tal puede mantener su intensidad o incrementarse, pero también disminuir o desaparecer. Entonces identifica objetivos intermedios, construyendo paso a paso hasta llegar al objetivo final.

¿La Meta que te has planteado te va hacer sentir bien?  ¿Tu esfuerzo vale la pena para tu vida futura?

Jesus Gragirena.  Coach. MGs en Ciencias Gerenciales, Licenciado en Administración de Empresas

Fuente. Antonio Blanco Prieto Las Claves de la Motivación

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *