La Motivación al logro

La Motivación al logro, según David McClelland, se caracteriza, por la competitividad, la aceptación de riesgos, la constancia y organización en el trabajo. Como también, el proponerse objetivos a largo plazo.  Está orientada a criterios de éxito, que pueden referirse a la tarea misma o competencia profesional del individuo, como al enfoque de referencia social; es decir, ser mejor que los demás o ser mejor que uno mismo día tras día.

La técnica de gestión denominada “Dirección por objetivos“. Se enfoca al cumplimiento del deber, la dedicación al trabajo, las expectativas generadas hacia los resultados y la orientación a la probabilidad de los objetivos. Así como a la intención de rendimiento o la mejora del desempeño.

El fin último de la motivación al logro, es atender la innovación, la flexibilidad, la organización de las actividades y  por supuesto el alcanzar resultados.

Los motivos son tendencias de actuación no conscientes, originadas por experiencias personales altamente gratificantes y completamente predictivas a largo plazo.  El comportamiento proactivo de los trabajadores, es decir, la búsqueda de aquello que te va a gratificar en el futuro. Los estilos de gestión están relacionados con los motivos del gerente o líder. Lo mismo que ocurre con las competencias gerenciales, las cuales están ligadas con los propios motivos del grupo gerencial que dirige una empresa. En tal sentido, los motivos de McClelland, son la causa real de lo que hacemos.  La intención de rendir o desempeñarse mejor que los demás o simplemente ser mejor que ayer.

La motivación al logro prepara a la persona para realizar tareas desafiantes; que persiguen el éxito profesional de manera independiente. Lo que quiere decir, la generación de iniciativas organizacionales, lo cual es emprender.

El comportamiento que motiva el logro, busca establecer objetivos retadores que asumen riesgos calculados; son las responsabilidades asumidas de manera personal.  De acuerdo a McClelland, existen tres motivos sociales que están siempre presentes en la acción de la gerencia:

1) El Motivo al logro, lo cual significa  medirse con estándares de resultados,

2) Motivo de afiliación, es llevarse bien con los demás. De

3) Motivo de poder, es lograr la influencia en otros. Todo gerente tiene el desafío para determinar los motivos dominantes de su grupo, y así determinar las asignaciones correspondientes de cada colaborador.

La motivación al logro tiene que ver con el para qué de la conducta humana; en contraste con el cómo se hacen las cosas o el qué se hace realmente. La importancia de tener claro cuál es nuestro propósito detrás de cada una de nuestras decisiones y cada una de nuestras conductas.

Dr. Carlos A Ramirez

Doctor en Ciencias Administrativas y Gerenciales, profesor universitario. Magister en Gerencia y Coach profesional para Presencia Coaching & Training. – Consultores. carlosramirez@presenciacoaching.com ramirezcharles@gmail.com Otras publicaciones del tema. Revista Latinoamericana de Psicología. Perilla Toro, Lyria Esperanza. https://www.redalyc.org/pdf/805/80530309.pdf David C. McClelland, Estudio de la motivación humana. Narcea, S.A de Ediciones Madrid 1989.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *